Artículos

23.sep.2010 / 11:20 pm / Haga un comentario

El pasado 22 de Julio con mucha expectación, se esperó la Sesión Extraordinaria del Consejo permanente de OEA donde Colombia presentaría las pruebas en el tema: “Presencia de grupos narcoterroristas en territorio venezolano, que afecta la Seguridad Nacional de Colombia”.  Tal cual como estaba previsto, a las 10am. Se inició, asumiendo el derecho de palabra el representante de Colombia Luis Alfonso Hoyos, y en una intervención de 2h 3’53’’ cual bufón presentó 3 pruebas contundentes que a la luz del derecho penal pudieran catalogarse de fehacientes, ellas fueron: una lata de cerveza, un tabaco y un cochino; con la argumentación de que era territorio venezolano porque en Colombia es imposible que pueda hacerse, por el riguroso control que ejerce la Fuerza Armada. Por supuesto le faltó decir al inefable embajador, que gracias al éxito de la criminal política de seguridad democrática implementada con el apoyo de los paramilitares y Estados Unidos con sus bases.

Llama la atención la presión ejercida por Insulza para que se realizara el debate obviando la consulta previa que establece el reglamento que los rige, además de ignorar la petición de Quito para posponer la sesión, mientras se realizaban consultas con el Consejo Permanente de dicho organismo.

¿Había acaso algún interés especial de coincidir el día y la hora de la sesión de OEA con la audiencia pública sobre la aparición de más de 2.500 torturados y asesinados a sangre fría encontrados en la fosa común más grande de América, en el fuerte militar de la Macarena?

Tomando como cierta las evidencias presentadas por Hoyos, surgen las siguientes interrogantes: ¿Cómo se explica que  los movimientos insurgentes en Colombia no controlan un palmo de tierra y cuentan con un contingente estimado de 35mil hombres en armas? Haciendo un análisis planimétrico a los fotomontajes presentados de dos supuestos campamentos guerrilleros ubicados en territorio venezolano, vale la pena preguntarse. De los 35mil hombres en armas, ¿Cuántos guerrilleros pueden albergarse en dichos campamentos?

Si el gobierno de Uribe acusa a las FARC de controlar el negocio de las drogas en Colombia y el informe de Naciones Unidas 2009 de la lucha contra el narcotráfico establece que Colombia produce 700 toneladas de cocaína anual y actualmente posee 118mil hectáreas cultivadas con hoja de coca, es decir 1.1180  km2, ¿Será que si las FARC reciben anualmente 35 mil millones de dólares que es el estimado que ingresa a Colombia por concepto de narcotráfico, le van a pedir financiamiento al Comandante Chávez?

Si las FARC controlan el narcotráfico colombiano y por ende las 118mil hectáreas que actualmente posee Colombia cultivadas de coca, ¿Tendrán necesidad de improvisar campamentos en Venezuela? ¿Podrán Señor Embajador Hoyos tomarse una cervecita, fumarse un tabaquito o hacer un cochinillo en esas 118mil hectáreas? O será el narco-estado quien controla la droga?

Pese a  estar conscientes de la bufonada de Hoyos y que ésta nueva agresión contra el pueblo de Venezuela y su dignidad, es parte del guión imperial, empleando a sus lacayos cual perros de presa para tan indigno y deleznable papel, es imperativo atender el alerta que nos hace nuestro Comandante Chávez, pues la experiencia nos dice que en Irak, pese a haber sido inspeccionado donde se demostró no poseer armas de destrucción masiva, igual fue invadido. Por ello cobra vital pertinencia la máxima expresada por el Líder de la Revolución Bolivariana cuando sentenció: “Si hay una agresión contra el sagrado pueblo venezolano desde Colombia o cualquier otro lugar, le suspenderemos el envío de petróleo a Estados Unidos” ¡¡¡Ni una gota de petróleo!!!

Pedro Carreño
Twitter: @pedrocarreno_e

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.