Noticias

23.sep.2010 / 10:29 pm / Haga un comentario

Históricamente la filosofía popular enseña que en épocas electorales, la calle se calienta producto del trabajo de campaña que realizan las organizaciones políticas junto a su militancia, tanto el de contacto directo como el publicitario, que permiten que el termómetro suba en la medida que se acerca la fecha de los comicios.

Para que este fenómeno social se plasme, se requiere cumplir al pie de la letra con dos prerrequisitos que son: la organización o estructura electoral, conocida como maquinaria y la motivación.

Haciendo una evaluación de esta situación en el seno de las organizaciones políticas que participan en las elecciones del próximo 26 de septiembre, se observa que mientras el PSUV estableció su plataforma de campaña en el Comando Nacional Bolivar-200, el cual cuenta con 24 Comandos Regionales, 87 Comandos Circuitales, en el ámbito territorial correspondiente a cada centro de votación se constituyo un Comando Político y electoral, es decir 12.562 UBBolivar-200 y para garantizar el contacto político directo a través del cara a cara, se conformo por cada mesa de votación una unidad orgánica, básica y esencial, denominada Patrulla conformada por un jefe y un numero de patrulleros no menor a 10 % de los electores que sufragan en la mesa. En total se conformaron 36.733 patrullas y 1.751.896 patrulleros y patrulleras, además de 110.199 testigos electorales.

Pero cuando evaluamos a la oposición nos damos cuenta que hasta la fecha no han logrado conformar comando de campaña alguno. Esta conducta a todas luces anómala, permite determinar que si no han cumplido lo mínimo que debe hacerse para garantizar el trabajo político electoral, como es instalar la estructura y más aun si se pregonan victorias a los cuatro vientos. Es sugerente hacerse las siguientes interrogantes: ¿En que anda la oposición? ¿Cómo piensan ganar sin estructura, un proceso electoral de mediana motivación?

Para encontrar respuesta basta con hacer un seguimiento a la coyuntura, donde descubriremos aspectos que nos llevaran a corroborar la tesis de que la oposición no juega limpio. Por un lado se inscribe para participar en un proceso eminentemente democrático pero sus acciones van encaminadas en la práctica a abonar el terreno para generar un clima de desestabilización y desasosiego, poniendo en práctica su estrategia golpista, que ellos llaman, marcha del no retorno. Acción que coincide con las nefastas declaraciones del Coordinador de Relaciones Internacionales del Partido Popular Español, Jorge Moragas, quien dijo que viajaría a Venezuela junto a una comisión de su partido para “garantizar” que el Presidente Chávez “abandone por la vía democrática y pacificas sus responsabilidades políticas”. Eso mismo dijo el eurodiputado Luis Herrero, en el referéndum donde se aprobó la enmienda constitucional de 2009.

Para ratificar que todo esto no es un simple hecho aislado y forma parte de un plan orquestado por la derecha internacional, basta recordar que en el pasado mes de julio un grupo de 15 senadores chilenos, sin autorización del CNE, quisieron imponerse como observadores de los comicios parlamentarios quedando en evidencia que venían para tratar de desvirtuar el proceso electoral, al declarar previamente un supuesto fraude. A esta cadena se suma, la presencia del terrorista salvadoreño Francisco Chávez Abarca, entrenado por la CIA y puesto a la orden de Luis Posada Carriles y la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA) quienes se han ligado con los círculos extremistas de venezolanos prófugos de la justicia residentes en Miami, conformados en dos organizaciones; Independent Venezuelan American Citizens (IVAC) y Venezolanos Presos Políticos en el Exilio (VEPPEX). Además de los estrechos lazos tanto de Posada como de Chávez Abarca con los congresistas republicanos Ilena Ros-Lehtinen,  Mario Díaz- Balart y el Senador Republicano George LeMieux. Aunado a la arremetida contra la revolución bolivariana en los últimos estertores del gobierno narco-paramilitar de Álvaro Uribe, colocando la guinda al plan desestabilizador, las infelices declaraciones del inefable Rector Vicente Díaz.

Vale la pena acotar que estas acciones aparecen diseñadas en la dirección web del “Center for Security Police” que presta servicio al Senado de los Estados Unidos, donde en su informe “QUE HACER ENTORNO A VENEZUELA”, lanza el plan: “Estrategia para cambiar el régimen

Pedro Carreño

Twitter: @pedrocarreno_e

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.